BIENVENIDOS

Quiero contar muchas cosas
y compartir cada cosa que siento,
aportar mis ideas.

Y que todos tengáis algo que decir
Será poesías,
cuentos, opinión.
Aquí todo tiene cabida.




martes, 19 de abril de 2011

CRISIS LA GRAN OPORTUNIDAD


“Crisis: Mutación importante en el desarrollo de otros procesos, ya de orden físico, ya históricos o espirituales.”  Diccionario de la RAE.


Según dicen, la palabra crisis se escribe en chino con dos signos: uno significa “peligro” y el otro OPORTUNIDAD ¿por qué la recalco en mayúsculas? por la sencilla razón de que ante la palabra crisis siempre nos quedamos con la primera palabra y nunca con la segunda.

La historia nos enseña que en periodos como éste, es cuando  surgen las grandes fortunas. Pueden parecer momentos difíciles y nadie niega ese extremo, pero también es cierto que con crisis o sin ella, trabajos no faltan porque existen sectores que, sea cual sea la situación, siempre funcionan y en algunos espacios de tiempo como el que vivimos,  la gente demanda determinados productos y servicios y necesitan quien se los procure. Y ahí es donde hay que buscar. La crisis sea cual sea su causa significa cambios, debemos y tenemos que adelantarnos a ellos o como mínimo adaptarnos.  Los procesos económicos no se paran tan sólo bajan su velocidad, si lo vemos como un tranvía esta será la ocasión de cogerlo en marcha.

El trabajo y las ocasiones no llaman a nuestra puerta, tenemos que ir a buscarlas y para salir de momentos como éste, dependemos en gran medida de nosotros mismos para salir del pozo y no esperar que otros (en este caso los poderes públicos) nos saquen de él. La ayuda del estado es importante, pero no olvidemos que sale del bolsillo de cada uno de nosotros y esta situación no es eterna. Eso sí,  debemos exigir a los poderes públicos, sea cual fuere su color, que sienten las bases necesarias para que la iniciativa particular no encuentre obstáculos y que la reforma laboral tan polémica no pase por el temor al tan mencionado “despido libre” sino que signifique que las contrataciones no encuentren trabas burocráticas. Y, ni que decir tiene, buscar motores de la economía duraderos en el tiempo.


¿Qué hacer en estos períodos de crisis y también de oportunidades? Ante todo y sobre todo analizar de veras nuestro propio perfil y ver en qué puede encajar con las circunstancias actuales. Insisto en que existen  sectores y servicios en los que nunca falta el trabajo, (hay que explorarlos). Ver qué es lo que demanda la sociedad y si nosotros podemos satisfacer esa demanda (¿puede haber negocio?). Quien tiene dinero debe invertir, porque ahora está todo más barato y no soñemos con que puede estarlo más porque  a lo mejor es demasiado tarde. El dinero lo tenemos que mover nosotros y no esperar a que el estado u otras entidades lo hagan. Y por supuesto trabajar con ahínco una vez optemos por el camino a seguir, sin esperar rápidos enriquecimientos. No existe la piedra filosofal que lo convierta todo en oro. La auténtica piedra filosofal se encuentra en cada uno de nosotros.

John F. Kennedy dijo en una ocasión: “No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate que puedes hacer tú por tu país” y tenía razón. A la hora de salir de la crisis tenemos que hacer nuestra  esa máxima porque entre todos podemos conseguirlo y por muy difícil que parezcan los tiempos de hoy  debemos tener en cuenta que “difícil” no es sinónimo de “imposible”.

La crisis tienen una cosa positiva, cuando se sale de ellas se sale más fuerte y recordemos que España se ha visto en su historia en situaciones dramáticas de cuya salida, hoy nos enorgullecemos. Se consiguió con trabajo, tesón y una gran dosis de ilusión por parte de sus actores y de esta forma es cómo se superan los problemas, encontrando muchas veces esas grandes ocasiones, no olvidemos lo que dice sobre el tema el refranero popular “a río revuelto ganancia de pescadores”.



En definitiva hay que tener en presente estas ideas:

-         CRISIS = OCASIONES
-         Encontrar estas oportunidades.
-         Y recordar que dependemos de nosotros mismos para ello.
-         La SUERTE la tendrás o no la tendrás pero si la buscas siempre consigues encontrarla.
-         No esperar con los brazos cruzados. Moverse incluso por caminos que pensemos que no hay nada, ¿y si lo hay?
-         Y sobre todo no rendirse. Puede que tu meta esté a dos metros de donde te has parado.






 
Todo lo que aquí se ha escrito se puede o no estar de acuerdo con ello, la discrepancia es libre y nadie es dueño de la verdad absoluta. Pero el enfoque que demos a la situación que vivimos de crisis, dependerá y mucho de la estrategia a seguir por parte de todos y de cada uno de nosotros. La montaña no se moverá con solo mirarla;  si todos empujamos aportando lo mejor de nosotros mismos, seguro que haremos con la montaña lo que queramos. De nosotros depende.

No hay comentarios:

Publicar un comentario