BIENVENIDOS

Quiero contar muchas cosas
y compartir cada cosa que siento,
aportar mis ideas.

Y que todos tengáis algo que decir
Será poesías,
cuentos, opinión.
Aquí todo tiene cabida.




lunes, 29 de agosto de 2011

TU HISTORIA


 Ante tu historia,
miraste tu vida de frente
imaginaste futuros presentes;
gestando lo que sólo tú sabes:
amistad teñida de surcos escritos.

 Junto a tu  nombre se han inspirado
una historia que conoces
lastres llamados pasado.
ideas de uno, de a dos y de a cinco.
Ansias de luchar con la soledad, codo a codo, frente a frente.

sábado, 27 de agosto de 2011

EL RECUERDO


Sentimientos cercenados de inocuas condenas
amatistas que un día se disolvieron,
Así siento mi yo
así sentiría mi dentro
deseando estar fuera.
Retorno del engañado en mágicas veredas

¿Dónde fuiste pasado?
Tal vez a las zahúrdas del futuro.
Deseo desterrar mi locura interior
Quiero terminar mi pena
¿Por qué te fuiste pasado?
Dile al recuerdo que vuelva.

ROJO HORIZONTE



Un rojo horizonte marca mis desvíos,
un rojo horizonte de eterna  mirada.
Pedí a las piedras que me hablasen
pedí al cobijo salvaguarda.

¿Qué me contará
el tiempo de sus historias?
¿Qué me dirá
cuando el futuro se torne en presente?

Todo puede,
nada pasa.
Mientras el rojo horizonte
me devuelva sus desvíos
y su perdida mirada.

viernes, 26 de agosto de 2011

AQUEL JUEVES (Café Jessy)


Cuentan que una vez, un estudiante salió con sus amigos un Jueves por la noche. La ciudad universitaria hacía que todos tuviesen una cosa en común: ninguno era de la ciudad y sus familias estaban lejos. Decidieron ir a la tierra de nadie de Manhattan y aterrizaron en el Jessy y entonces tropezó con ella. Estaba con sus amigas jugando al billar y ante la dificultad que tenía ella de darle en aquella posición a la bola, el joven estudiante le indicó su sistema y acertó. Mientras sus amigos bailaban, los dos se sentaron  y conversaron toda la noche. 

Veinticinco años después, los dos no recordaban lo que se contaron, sólo supieron que no dejaron de mirarse. En un extraño impulso, él rozó su cara mientras ella cerraba los ojos con la expresión de deseo que aquella caricia jamás terminase. 

En el Jessy sonaba la canción Thinking  in you  y a continuación These black eyes. Se dieron un beso fugaz y decidió acompañarla a sus casa. Era estudiante como él, compartía piso con una compañeras y ese año se graduaba en lenguas clásicas. A cada paso se besaban y al llegar al portal y cerrar la puerta el beso se prolongó en forma de rezo eterno. Según me contaron en el Jessy, ella le miró como nunca le habían mirado y mientras le acariciaba le suplicó que nunca cambiase y él le dijo que le quería sin poderlo explicar.

Dicen los de la barra, que la pareja se citó al día siguiente en una cafetería con nombre de ciudad africana y que acudieron puntualmente con la inseguridad de si lo habían soñado. Pero no, el sueño era real, según Tayler, los vio mirándose en silencioso diálogo. Alguno dicen que su historia duró lo que dura una vela encendida, el tiempo que tarda una vela en consumir la mecha y la cera. Los clientes de las mesas decían que él la siguió queriendo muchos años mientras ella no tardó en olvidarle.

Nunca se sabía, porque en el Jessy se contaban mil y una historias que pasaban a ser leyenda.

DESENGAÑO (Octubre de 1.995)



Veo el final de mis presentes,
han finalizado mis futuros
y la vida se escapa lentamente.

El adiós se acerca sin descanso.
Las espaldas me darán su mirada huera,
la amargura me dirá lo que sé.

Adiós a todos
adiós futuro.
He agotado mi futuro 
se ha terminado mi presente.

TU MIRADA



Tu mirada inundó el vacío del cuarto,
tu mirada robó la mía,
tu cortesía ató mi esencia.

Saludas sin que averigüe tu enigma,
sin que sepa tu mente
sin conocer tu deseo.

Quiero tu sonrisa entre la mía,
quiero tu espíritu jugando en mi mente,
deseo que mis versos abran tu alma en canal.

Dame tus te amos prohibidos
que tus rodillas toquen las mías
y que tu mirada todo  lo diga.

jueves, 25 de agosto de 2011

TRISTEZA (1.988)



Me han robado el horizonte que buscaba,
me han negado la palabra futuro.
El viaje huele a no retorno
y mi Itaca despareció sin llamarme.

¿Dónde fueron los días de risas?
¿Donde la juventud del optimismo?
Se me han secado las entrañas
Y se ha roto en mil pedazos
la ira infame de mis versos.