BIENVENIDOS

Quiero contar muchas cosas
y compartir cada cosa que siento,
aportar mis ideas.

Y que todos tengáis algo que decir
Será poesías,
cuentos, opinión.
Aquí todo tiene cabida.




sábado, 21 de julio de 2012

DECIDME A DONDE, DECIDME CUANDO


Decidme a donde se fue, quiero encontrar su mirada. Que mil soles me digan sus idas, que Pandora entierre su caja. No digáis nada entre los susurros, dejadme en mis extraños vuelos de mis memorias. Buscaré hasta que el nunca se me manifieste, cuando jalee mi derrota, cuando llore por mis victorias. Y seguiré sus huellas entre nubes y abismos, entre silentes valles, entre ruidosas mesetas. 

Decidme a donde se ha ido, preguntad cual fue su maleta. Me niego a su ausencia, me niego a llorar, a gritar, y a sentir indulgencia. Buscaré, hallaré y tendré respuestas. Le diré al ánimo que me diga, preguntaré a cada árbol, a cada roca. Para preguntarles a donde ha ido y el porqué de su derrota.




sábado, 14 de julio de 2012

DON JOSÉ SANCHEZ GUERRA, LA ELEGANCIA ANTE TODO


Don José Sánchez Guerra, fue un destacado político durante el reinado de Alfonso XIII,  llegando a ocupar varias carteras ministeriales, incluida la presidencia del gobierno. Además de ser un personaje de gran temperamento, era también, considerado, como un caballero ante las damas.

Según cuentan, existía un parlamentario en las filas de la oposición que, con sus gracias, le fastidiaba sus intervenciones en el congreso por lo que le cogió una especial ojeriza. En cierta ocasión, durante una comida en palacio se lo encontró sentado enfrente de él,  por lo que le dijo a la dama que tenía a su lado: "Ese es el hombre que más odio en el mundo". A lo que la dama le respondió que ese hombre era su marido. Inmediatamente, para resolver esa metedura de pata, Sánchez Guerra le dijo a la dama: "Lo sé señora, por eso le odio". La dama sonrió complacida.

Enlaces relacionados:

viernes, 13 de julio de 2012

SIN PULSO


Sin pulso reto a los faunos que corren entre los silencios. Sin pulso digo vergüenza entre jarabes de reto. Y brincas entre la sinópicas cumbres de tu arañas. Tejidas entre los desvanes de la negación, y las soterradas cajas del nunca.

Sin pulso me acuesto entre mis errores. Digiriendo cuando detesto. Sin pulso, agarro perdones; sin pulso... pido silencio.


viernes, 6 de julio de 2012

1764, EL ÚLTIMO ADIÓS A LA MARQUESA DE POMPADOUR


El 15 de abril de 1764 Jeanne-Antoinette Poisson, Marquesa de Pompadour moría a los 42 años en Versalles como consecuencia de la tuberculosis. Fue amante de Luis XV de Francia y una de las mujeres más influyentes de su tiempo. De amante pasó a ser la mejor amiga del monarca galo y gran mecenas de su tiempo. A su muerte gozó de un privilegio especial: Morir en el palacio de Versalles, cuando solo podía fallecer en palacio el rey. Si un cortesano se estaba muriendo en palacio, era inmediatamente evacuado. 

Pese a que su estado de salud se agravaba, se le permitió seguir en sus habitaciones. Sus últimas palabras fueron para su confesor al que le dijo: No os vayáis, padre, nos iremos juntos. Y así fue.
Luis XV de Francia

Al saberlo Luis XV suspendió un banquete de gala. El día del entierro llovía, el rey no podía asistir ni a los funerales porque había sido su amante y sería un escándalo. Sin embargo, según nos cuenta un cronista de la época:
        El rey estaba enterado de la hora de los funerales. Eran las siete de la tarde. Hacía un tiempo espantoso. El rey tomó el brazo de Chamfort. Cuando estuvo en su aposento cerró la puerta y salió al balcón. En religioso silencio estuvo contemplando cómo se alejaba el cortejo fúnebre y a pesar del mal tiempo, a cuyas injurias parecía insensible,permaneció en el balcón hasta que el entierro hubo desaparecido. En entonces volvió a entrar en el aposento. Dos gruesas lágrimas se desprendían de sus ojos. No dijo a Chamfort otras palabras que: "Es el único homenaje que puedo rendirle."

Había perdido a su mejor amiga y ésa era la única forma de despedirla que tenía el rey del país más poderoso de Europa.

Enlaces relacionados:
 

CUANDO DUELE MIRAR, CUANDO DUELE SENTIR


Siento el peso del pasar. Camino entre baches de desilusión mientras tu mirada desaparece ante cada doblar. Y dejas de reinar, dejas de reír y pasas entre mis sombras. Secretos de quien guarda lo que solo sabrá de quien solo dice.

Me llamas, gritas, desaparezco. Y te pierdo cuando te busco y te encuentro cuando huyo. Y me persigues porque sabes mi dolor al mirar. 

Tañen dos veces las campanas de donde vengo, de donde iré y a donde regresaré. Y verás que nada es tarde, porque nunca ocurrió de veras y el espejismo se estrella entre realidades de quien quería tu pesar y desengaños. 

Deseo tu abrazo entre pasados de noches festivas, de amigos que nos amaban. No quiero nostalgias, tan solo futuros reales de quien se dio cuenta de todo, en el medio de la nada.